Vailima, el lugar al que acuden
los apasionados del té.